Gentes y paisajes del Benefetal (y II)

Gentes y paisajes del Benefetal (y II)

Por Carles Rodrigo Alfonso

De Alter.es

 

(…) Más tarde la fiebre del despoblamiento, la emigración, y como consecuencia el abandono de la mayor parte de casas y tierras provocó la transformación del paisaje. Hoy en día en el Benefetal alguna casa está en ruinas, otras resisten cerradas y algunas han sido renovadas aunque sea para un uso residencial temporal, ahora más lúdico que laboral. Tan solo subsisten algunas plantaciones de olivos, también testimonial de higueras, que exigen poca dedicación y cuyo producto, al menos la aceituna, puede comercializarse. El monte engulle poco a poco las viejas labores perdidas. Es el bosque, sobretodo el pinar, también el carrascal y en menor grado otras formaciones vegetales, el señor del paisaje. A diferencia de medio siglo atrás hoy en día resulta muy difícil identificar alrededor antiguas manchas de cultivo, casas o casetas de almendros entre la mancha verde forestal, ni siquiera es sencillo observar íntegramente el paisaje del Benefetal. Nos hallamos ante un nuevo paisaje para una nueva gestión del territorio.

En las últimas décadas, cada vez con mayor intensidad, el uso agrario y forestal ha cedido su preeminencia a los aprovechamientos lúdicos por parte de visitantes foráneos atraídos por la naturaleza y el desarrollo de actividades en la misma. Ahora es mucho más habitual encontrarse con excursionistas o ciclistas que con pastores o agricultores, por no hablar de los ya desaparecidos carboneros o leñeros. Tan solo algún agricultor, profesional, a tiempo parcial o de afición; algún ganadero o colmenero y los trabajadores que esporádicamente realizan alguna tarea forestal mantienen actividad en la zona y contribuyen directamente a la conservación.

MANDOBIKERICO_2

BTT en Los Botijos. Fuente: Mandobikerico.

En este contexto surge Los Botijos, una iniciativa de prestación de servicios hosteleros pero que más allá de ello se ha planteado el ambicioso objetivo de colaborar en la conservación y difusión del patrimonio natural y cultural del área. Sobre la base de la clásica infraestructura de pública destinada al servicio básico a los visitantes promovida por un ayuntamiento, con un merendero, zona de acampada y área recreativa, los actuales gestores se han propuesto ir mucho más allá al gestionar la instalación. Su objetivo es ofrecer una oferta diferente y diferenciada en sus instalaciones en relación con un local agradable, a quien lo solicite también una buena comida, que ofrezca las condiciones como complejo para el disfrute del entorno rural y forestal. En esa línea se reivindica la conexión de la actual iniciativa con la gestión tradicional del espacio, con las gentes que habitaron esta casa y el Benefetal.

Esta visión justifica la recuperación de una pequeña huerta, en la línea de los usos tradicionales y al tiempo de la reciente reivindicación de estos espacios y las demandas de sus productos. Se trata de una huerta destinada al cultivo y venta de hortalizas de temporada, que con su enfoque de sostenibilidad ambiental y de reivindicación de lo tradicional se apoya en la utilización de variedades locales, en la aplicación de criterios de agricultura ecológica y en el riego mediante agua de manantial propio.

Huerto ecológico en Los Botijos.

Huerto ecológico en Los Botijos.

En el complejo se utiliza algunos alimentos de proximidad, un pequeño paso en la línea de lo que sucedía antaño, un elemento positivo a considerar por su menor impacto en el transporte y su mayor riqueza en vitaminas. Además se ofrece a los visitantes algunos de estos productos zonales, tan vinculados a esta tierra y a sus paisajes, como el aceite y la miel. Más allá de ello se ha avanzado en un planteamiento de recuperación de la cultura tradicional, así como en la diferenciación de la oferta, a través de la reivindicación y difusión de la gastronomía popular, de las viejas recetas antaño empleadas en el Benefetal, mediante su inclusión como oferta esencial de su carta. Antiguas recetas que se cocinaban en el Benefetal, recuperadas mediante la consulta a vecinos de edad avanzada ligados al paraje, como el arroz con hierbas, el gazpacho o las gachas de Bicorp, la olla de pastor, etc., son hoy degustadas y valoradas por los visitantes. La gastronomía es un elemento decisivo de nuestra cultura tradicional, que nos liga también a un territorio y un paisaje, una cuestión que no se puede soslayar.

La antigua casa de los Botijas tras una notable reforma experimentada años atrás, cuyas características no entro a valorar, ofrece una imagen distinta a la anterior aunque, en general, integrada en su entorno en la adaptación a sus nuevas funciones. Merece destacar como su acogedor comedor lo es más por la presencia de la chimenea, como antaño el espacio de reunión familiar y de comida se organizaba en torno a ella. También es el caso de la amplia terraza, que recuperando la tradicional función de este espacio invita a la estancia y convivencia en el exterior en cuanto el tiempo lo permite, a la búsqueda del calor o el fresco según la estación, como era habitual en las casas del Benefetal. Hoy en día al más valorado disfrute del entorno se suma la posibilidad de compartir paisaje y compañía mientras se toma algo o se come.

Construcción de la balsa de filtro verde de Los Botijos.

Construcción de la balsa de filtro verde de Los Botijos.

El objetivo de integrarse en la medida de lo posible en el paisaje tiene otra manifestación en la pretensión de atenuar el impacto del establecimiento mediante el control de una parte de los propios flujos de consumo energético y de gestión de los residuos. Es el caso del recurso, en la medida de las posibilidades, a fuentes de energía renovables para abastecer Los Botijos así como de la gestión de los residuos que incluye la depuración de los líquidos. En esa línea se ha instalado una balsa de filtro verde con el fin de completar la depuración natural de las aguas residuales generadas por el complejo.

Donde la integración de Los Botijos en el medio natural y en el paisaje alcanza su máximo exponente es en la adecuación en curso del entorno inmediato, el área forestal, antes agraria, vinculada al complejo. Para ello se trabaja no solo en el mantenimiento de viejas hormas de mampostería en seco de los antiguos bancales sino en la construcción de algunos nuevos tramos de muros mediante esta técnica para retener el terreno. Esta actuación se centra, por ahora, en la integración de las modernas instalaciones de zona de acampada en el entorno preexistente. En relación con ello y junto al mantenimiento del arbolado circundante destaca una iniciativa de mayor calado como es la reforestación de este espacio con especies ombrófilas propias de la zona. Su implantación se apoya en la cubierta vegetal ya existente, el pinar, que les permite apoyar su desarrollo. Esta actuación permitirá incrementar tanto la riqueza paisajística como acentuar la biodiversidad, además de mejorar la habitabilidad del área.

Aprovechando que Los Botijos es un establecimiento muy frecuentado, sobretodo por practicantes del senderismo y de la BTT, también por los aficionados a la práctica del barranquismo, de la visita a pozas y cascadas, y en general por los interesados por una visita a la naturaleza, se potencia la difusión de información sobre el área y sus valores naturales y culturales. Se pretende así mostrar a los visitantes nuevos enfoques sobre la sostenibilidad de este espacio natural y sobre la cultura tradicional de quienes habitaron, gestionaron y actualmente contribuyen a gestionar el Benefetal y su entorno.

Masía - restaurante rural LOS BOTIJOS.

Agroturimso Los Botijos en la actualidad

Desde aquí animo a los gestores y colaboradores de Los Botijos a aprovechar para recopilar toda la información posible sobre las formas de vida y de gestión tradicional del Benefetal y su entorno, recuperar esa parte de nuestra cultura siempre resulta interesante y más cuando se trata de un microespacio con rasgos singulares. No en vano algunas cuestiones pueden ser aplicables en la actualidad y todas ellas de interés para mostrar a los visitantes como ha sido este paraje y las gentes que lo habitaron. Nuevas gentes “viven” el Benefetal (aunque también algunos mantienen relación con la tierra y casas de sus ancestros), con nuevos usos en muchos casos, pero los vínculos con quienes les antecedieron pueden mantenerse.

Para finalizar, también quisiera animar a quienes deseen conocer este atractivo paraje a que lo visiten y en él no dejen de conocer la interesante iniciativa que se lleva a cabo en Los Botijos. Para ello y para quien esté interesado su contacto es: Finca de Agroturismo Los Botijos. Partida Benefetal. Tel. 962132860. reservas@agroturismolosbotijos.com.

Compartir
Facebook
shared on wplocker.com